Consejos de salud para después del verano

Persona trabajando

Como siempre, el verano es la estación más activa e intensa del año, los días son largos y luminosos, hace calor, muchos han estado de vacaciones y otros han cogido algunos días libres o han pasado un fin de semana descansando. Algunos practican deportes al aire libre, otros viajan a lugares lejanos, establecemos relaciones nuevas, conocemos a personas y se abren nuevos sueños y expectativas. Es normal, hay mucha energía en el ambiente y todo el mundo desarrolla la mayor actividad del año, especialmente en las lunas llenas del verano.

Pero tras el calor del verano viene el otoño y a continuación el invierno, los días empiezan a ser más cortos, el ambiente está más frío y el cielo se nubla indicando que viene la etapa de las lluvias, del viento y del frío. Así que tendremos menos energía disponible, notaremos más el cansancio, el sistema de defensas estará más atareado protegiéndonos de virus y bacterias y tendremos que hacer un esfuerzo mayor para mantener el cuerpo caliente. Nuestro equipo médico nos da unos consejos de salud para que el final del verano no afecte a tu cuerpo.

El descanso es primordial

Así que hay que prepararse para no perder la salud en los siguientes 6 meses hasta que vuelva la primavera y el buen tiempo. Lo primero es dormir las horas suficientes cada día, aunque parezca mucho, el cuerpo debe estar durmiendo 8 horas o más cada noche para recuperarse bien del desgaste de la jornada, ya que si no lo hacemos puede aparecer la enfermedad. Otras 8 horas deben ser para desarrollar una actividad importante como estudiar o trabajar y las 8 restantes para hacer actividades moderadas como comer, pasear, hacer alguna actividad física, leer o repasar mensajes.

Vigila la alimentación

Alimentarse bien va a seguir siendo muy importante, pero ahora viene el tiempo frío y hay que tomar alimentos templados o calientes, sopas y cereales integrales, sin dejar de lado los alimentos frescos como las frutas y las verduras de temporada. El jugo de aloe vera de Green Frog nos va ayudar a aportar los nutrientes necesarios para realizar la actividad diaria y ayudará a reparar los tejidos desgastados o lesionados.

Cuida tu piel

Y cuidar la piel de la cara y el cuello en esta etapa de cambios de calor a frío sigue siendo importante para que nuestra piel no sufra tanto con los cambios. Para ello, utilizaremos la crema Vera Green Dermo Cosmética de 1 a 3 veces al día en esa zona y la crema Vera Green Dermo Bio en el resto del cuerpo, para mantener hidratada y protegida la piel, especialmente en las zonas de roce o con durezas, como los pies o las rodillas.

Utilizaremos la crema Vera Green Dermo Therapeutic sobre las lesiones que hayamos tenido durante el verano, heridas, quemaduras o cicatrices para ayudar a que estás lesiones dejen la menor marca posible en el futuro. Pero como en los días de otoño aún se pueden hacer muchas cosas al aire libre, llevaremos un bote de esta crema con nosotros, ya que va a ser muy necesaria si hay heridas o picaduras de insectos o arañas. Además, va a ayudar a reparar rápidamente las dermatitis alérgicas y las de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *