Cómo reforzar el sistema inmunológico con aloe vera

Mujer

¿Has tenido, tú o alguien de tu familia, alguna infección recientemente?  ¿O quizás varias seguidas? Eso quiere decir que tu sistema inmunológico está comprometido. Y no es de extrañar: la polución del aire que respiramos, el estrés, la prisa, el exceso de responsabilidad, la mala alimentación, el exceso de calorías, grasas saturadas y azúcares… Por eso lo que vas a leer te interesa. Presta atención.

Nuestro sistema inmunológico desempeña un papel fundamental en la lucha contra la enfermedad. Está compuesto por una red compleja de células y órganos que trabajan coordinadamente para defender al cuerpo de sustancias extrañas, a las que llamamos antígenos, como pueden ser las células cancerígenas, los virus o las bacterias. Al detectar a estas sustancias, el cuerpo envía a los soldados mejor cualificados, desatando una respuesta inmune.

Fortalecer el sistema inmunológico significa agrandar la producción, actividad y efectividad de todas las partes del cuerpo que conforman el ejército y los cuarteles de nuestro cuerpo. El gran cuartel central es la médula espinal. Los cuarteles generales son las pituitarias, las amígdalas, el timo, el bazo y el apéndice; y las comisarías locales son los ganglios linfáticos, que están distribuidos por el tronco.

Este complejo sistema está compuesto por distintos ejércitos altamente cualificados y especializados. Grupos muy importante de agentes del sistema inmune son  los linfocitos B y T y los leucocitos. Otro es el de los macrófagos (natural killers en inglés), que cuando reconocen a la sustancia peligrosa la rodean y la fagocitan.

¿Por qué el aloe vera?

Un sistema tan sofisticado necesita una coordinación excelente y una comunicación eficaz. Para llevar a cabo esta comunicación, se utilizan unas moléculas especiales llamadas citocinas. A mayor cantidad de estas moléculas, mejor comunicación entre los distintos soldados.

Las citocinas son proteínas solubles producidas por células que actúan como factores hormonales que regulan la respuesta inmune. Ejercen sus efectos de forma autócrina (comunicación de la célula consigo misma) o parácrina (comunicación con células vecinas). Actúan a muy corta distancia y tienen una vida media breve.

El acemanano, un carbohidrato complejo contenido en el aloe vera, es un potente intensificador de la síntesis de citocinas. Por ejemplo, se ha utilizado para el tratamiento de leucemia en felinos y de fibrosarcomas en perros y gatos. El acemanano  también tiene importante propiedad de estimular la cicatrización.

Vitaminas C y E

Otras sustancias contenidas en el aloe vera son la vitamina C,  antioxidante y fortalecedora de los soldaditos del sistema inmune, y la vitamina E, que intensifica la respuesta inmunitaria y nos hace más resistentes a las enfermedades.

Es maravilloso saber que contamos con estos ejércitos en nuestro interior, pero hemos de poner de nuestra parte para que la nutrición que les llegue sea la correcta y puedan estar fuertes en todo momento. El aloe vera es un gran aliado.

Esta maravilla de la naturaleza tiene acción antimicrobiana, antiviral, fungicida y  bactericida. Todo en uno. Y es que la naturaleza sabe hacer las cosas bien y con el aloe vera se ha esforzado. Esta planta milenaria ha estado al servicio de la salud del ser humano desde los principios y sigue siendo esencial para nuestra salud también hoy en día. Un sistema inmunológico fuerte es un seguro de buena salud, no lo olvides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *