Cómo proteger tu cuerpo de las enfermedades típicas del frío

Protege tu cuerpo

El frío es uno de los enemigos más importantes de nuestra salud y bienestar porque altera el adecuado funcionamiento de muchos sistemas, entre ellos el respiratorio, el digestivo, el circulatorio, el de defensas, el muscular, las articulaciones, la piel y las mucosas.

El primer sistema en notarlo suele ser el respiratorio al entrar aire frío del exterior, con la llegada de los molestos catarros, con tos, estornudos, mucosidad, congestión, dolor corporal y fiebre, y la temida gripe con los síntomas más importantes e intensos que hacen que muchas personas tengan que meterse en cama hasta que el virus es vencido.

También lo sufre mucho el sistema digestivo, al que le resulta más difícil hacer la digestión de los nutrientes si hace más frío y hay que calentarlos internamente. Además también suelen aprovechar la ocasión los virus intestinales que pueden atacar al sistema digestivo y al respiratorio.

Ayuda a tu sistema de defensas

El sistema de defensas tiene que aplicarse a fondo y sus células trabajan intensamente cuando hay más infecciones, fabricando anticuerpos contra los agentes infecciosos para controlar su crecimiento. Pero también es necesario proteger la piel que al estar más fría es más vulnerable ya que se seca y se agrieta con más facilidad. Las mucosas, por ejemplo la de los labios, también sufren por el frío y la sequedad.

La sangre circula peor si hace más frío y las arterias se contraen en las zonas alejadas del corazón para evitar que el frío se vaya a los órganos principales. Por eso las manos, los pies y las orejas se enfrían antes que el resto del cuerpo.

Y los músculos, los huesos, cartílagos, tendones y envolturas también funcionan peor con la llegada del frío y la humedad, por lo que es muy normal que nos acabemos quejando de dolores musculares y articulares. Habrá que sacar la ropa de abrigo del armario y utilizarla siempre que haga frío.

Mejor prevenir que curar

Así que hay que actuar antes de que llegue el frío y en el momento cuando ya esté aquí. Si queremos anticiparnos a los catarros lo mejor es activar el sistema de defensas aportando buenos alimentos y un excelente supernutriente como es el jugo de aloe vera de Green Frog, que se pueden tomar de 1 a 3 vasitos al día durante todo el otoño y el invierno. Conviene también tomar con más frecuencia alimentos más calientes como sopas, caldos o infusiones. Los zumos de cítricos también nos van a ayudar.

No hay que olvidar mantener al cuerpo en forma realizando una actividad física habitual, como correr, nadar, bicicleta, ir al gimnasio o hacer algún deporte.

Protege también tu exterior

Y para que la piel no sufra las inclemencias del tiempo frío y seco, debemos aplicar  la crema Vera Green Dermo Bio para evitar que la piel se agriete, se seque o se deteriore. Se puede aplicar en las manos antes de salir de casa y al volver, pero también en la piel de los brazos y las piernas para conseguir el mismo efecto. En la cara y el cuello aplicaremos la crema Vera Green Dermo Cosmética, de 1 a 3 veces al día.

Pero con frecuencia el frío provoca grietas en las manos y los pies y para curarlas utilizaremos la crema Vera Green Dermo Therapeutic sobre todas las zonas afectadas, de 1 a 5 veces al día según se necesite, y lo mismo haremos si tenemos heridas, lesiones y dermatitis.

¡Cuídate con nosotros!

Cremas Vera Green.

Jugos Green Frog.

Un comentario en “Cómo proteger tu cuerpo de las enfermedades típicas del frío”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *