Cómo afrontar los cambios de la primavera con aloe vera

La primavera con aloe vera

Los ciclos del otoño y el invierno debilitan a nuestro cuerpo porque necesita gastar mucha energía para mantenerse caliente en este periodo frío, y luchar contra otros factores climáticos adversos, como el viento o la humedad. Estos factores favorecen la llegada y el crecimiento de los virus, bacterias y hongos, que debilitan al sistema de defensas.

En esta época, circula peor la sangre en muchas zonas del organismo, y por eso se produce una acumulación de sustancias tóxicas, que se van depositando en los tejidos y en los órganos de nuestro cuerpo. Además, cuando hace frío se suelen comer alimentos más calóricos, ricos en azúcares, grasas saturadas y grandes proteínas, que favorecen la acumulación de grasas en diferentes partes del cuerpo. Como consecuencia, se produce el sobrepeso.

Frente a todo esto, el jugo de aloe vera es un gran aliado, por su gran cantidad de vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, y por su capacidad para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas.

Cambios externos… y también internos

Con la llegada de la primavera, hay cambios importantes que afectan a nuestro cuerpo, preparándolo para el calor del verano. Así, la primavera es una estación en la que se producen no solo los evidentes cambios externos, también internos, en nuestro organismo.

Los días se van haciendo más largos a partir del equinoccio de marzo. Este proceso culmina al llegar el día más prolongado del año, en junio, con el solsticio de verano. Este aumento de la luz activa nuestros sistemas nervioso y hormonal, que, a su vez, ponen en marcha muchas reacciones corporales estimulantes. Eso nos da una nueva sensación de energía renovada y de ganas de hacer cosas y de conocer personas.

El cuerpo fabrica más hormonas que durante la época fría, y también se prepara para el nuevo periodo con una limpieza y depuración de las sustancias de desecho y las toxinas que se han acumulado en el otoño y en el invierno. Órganos tan importantes como el hígado, el riñón, el intestino delgado y el grueso tienen que hacer un gran esfuerzo para limpiar los tejidos internos y prepararlos para esta nueva etapa de actividad.

Esto requiere energía. Las personas que no comen bien o que duermen poco pueden sentir un cansancio excesivo, conocido como astenia primaveral. Algunas personas con tendencia alérgica notan reacciones exageradas de defensa frente a los pólenes y otros alérgenos que aumentan en la primavera.

Cómo entrar en la primavera con energía

Lo idóneo para entrar en la primavera con energía es hacer ligeros cambios en la dieta, e incluir en ella más alimentos frescos. Las frutas y las verduras son especialmente recomendables, por su aporte de vitaminas, que se multiplica al mezclarlos con jugo de aloe vera. Prueba a preparar jugos verdes con vegetales triturados y aloe vera, que les aporta un sabor peculiar y un aporte energético añadido.

En el caso de Green Frog, su característica principal es que es puro y fresco. Así, conserva muchas vitaminas de la planta y tiene capacidad para eliminar los desechos acumulados en el cuerpo. Con pulpa, sin pulpa o endulzado con sirope de agave. Elige tu sabor, toma un vasito de 50 cc entre dos y tres veces al día, y ¡ayuda tu cuerpo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *