5 trucos para compensar la alimentación en vacaciones

cuidado-dieta-verano

Las vacaciones de verano son tiempo de fiesta, de comer, beber, trasnochar… pero, ¿podemos hacer todo eso sin engordar y sin sobrecargar a nuestros órganos con un exceso de trabajo?

Por supuesto que sí, si sigues unas sencillas pautas:

1. Si has comido mucho

Lo ideal es que procures llevar unas pautas aceptables la mayor parte de los días, para luego poder darte algún homenaje con la familia o los amigos en días puntuales. El día que hayas comido mucho, haz una cena muy simple que te ayude a compensar: pon a hervir un puerro, un calabacín y una ramita de apio. Una vez hervidas las verduras, pon un poco de sal y de aceite y pásalas por la batidora. Toma esto por la noche y te levantarás a la mañana siguiente mucho más ligero.

2. Si has cenado mucho

Empieza la mañana siguiente tomando agua, mucha agua. No desayunes hasta que hayas tomado 3 grandes vasos de  agua por lo menos. Después prepárate un plato de melón y tómalo despacio, degustando.  En la comida prepárate una buena ensalada de lechuga, apio, pepino, zanahoria rallada, aguacate, tomatitos, atún y pipas de girasol. La cantidad que te apetezca, pero plato único. Verás cómo te sientes saciado y bien nutrido.

3. Si estás tomando mucho dulce

Si eres golosa, éste será tu punto débil en las vacaciones. El cruasán del desayuno, el postre de la comida, el helado de la tarde… Las ocasiones para “pecar” las tendrás a montones. Piensa que el azúcar daña los huesos porque “roba” el calcio que hay acumulado en ellos. El azúcar son calorías vacías, sabemos que está rica, pero es una “droga” con la que tenemos que ponernos un poco firmes.

cuida-tu-dieta-en-verano

Elige desayunos sin azúcar (pan con tomate y aceite, por ejemplo), suprime el postre (un yogur o una infusión puede estar muy bien) y no tomes helado todos los días. Una receta: Sorbete de sandía. Mira qué fácil: cortas trozos de sandía con forma de triángulo, ponles dentro un palo de polo y al congelador. Servirán para quitarte el mono de dulce mientras te comes tu sorbete de sandía.

4. Si has bebido mucho

Ya sabes que el alcohol tiene calorías, y muchas. Si una noche has bebido unas cuantas copas, al día siguiente tus órganos necesitarán un gran descanso, que incluye no solo dormir sino beber agua y tomar muchas verduras, en sopa o en ensalada. Te puede ayudar, para contrarrestar el exceso de ácido acumulado en tu cuerpo, tomar un zumo de verduras y frutas (brócoli, apio, manzana, uvas y jugo de aloe vera ecológico) con media cucharadita de bicarbonato de sodio.

5. Si has cometido cualquier exceso o piensas cometerlo

Hay un aliado que no falla nunca, y es el jugo ecológico de aloe vera. Te sirve, tanto antes de salir para preparar el estómago para el exceso de comida o bebida (te tomas un chupito de 50 ml. de aloe fresquito justo antes de salir), como después (al llegar a casa te tomas el chupito). Por supuesto, en cualquiera de los casos, al día siguiente bebe agua y tómate al menos 100 ml. de jugo de aloe vera, así, del tirón. Te servirá para alcalinizar tu cuerpo y ayudarte a eliminar toxinas.

Disfruta de todo, claro que sí, pero utilizando el sentido común. No olvides que la “Moderación” es una magnífica consejera. Felices vacaciones.

¡Cuídate con nosotros!

Cremas Vera Green.

Jugos Green Frog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *