3 consejos para empezar el día a tope

Empezando bien el día

Una de las claves para tener un día de 10 es empezarlo con energía. De este modo, encaras con fuerza tu jornada y todos los desafíos que te traiga. Si te cuesta, hay una serie de trucos que te activarán las pilas desde primera hora de la mañana. Aquí tienes tres consejos para empezar el día a tope.

Toma un vasito de jugo de aloe vera

Con vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, el jugo de aloe vera puro es una manera fantástica de empezar bien el día. Nada más levantarte, toma un vasito. Puedes tomarlo solo, disuelto en agua o mezclado con algún zumo. De este modo, comenzarás a activar tu cuerpo desde bien temprano, y ayudarás a tu organismo a desprenderse de las toxinas acumuladas.

Eso sí, para que tenga los efectos deseados, es muy importante que te decantes por jugo de aloe vera puro, de forma que conserve todas sus propiedades. En Green Frog extraemos el jugo directamente de la planta en un procedimiento realizado bajo supervisión científica para asegurar la calidad del producto.

Haz algo que realmente disfrutes

Te caes de la cama, te duchas como puedes y sales pitando hacia el trabajo porque llegas tarde. Hay que cambiar esa rutina. Lo idóneo es que te levantes con tiempo y que encuentres algo que puedas hacer y que realmente disfrutes, para que, cuando lleguen las 7 de la tarde, no tengas la sensación de que lo único que has hecho durante el día ha sido trabajar.

La actividad la eliges tú. Puede ser salir a correr, sentarte a meditar o ir a la panadería a por pan recién hecho para el desayuno. También puedes escuchar música o la radio o ir a la oficina dando un paseo. Solo hay dos requisitos: que te guste y que puedas llevarla a cabo antes de entrar a trabajar.

¡Desayuna!

Prepárate el desayuno, siéntate y disfruta. Lo ideal es que tomes una pieza de fruta, una infusión o un zumo natural y unas tostadas de pan integral. Si eres de salado, puedes ponerles queso fresco, tomate, pavo, jamón o simplemente un chorrito de aceite. Si eres de dulce, utiliza un poco de mermelada o miel.

También puedes optar por unos cereales integrales, en copos o inflados, con un vaso de leche vegetal y añadir un puñado de frutos secos, como las nueces, las almendras o los piñones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *