3 consejos para evitar la piel seca

Evita la piel seca

La piel seca es una señal de falta de hidratación. La sequedad se muestra en forma de descamación, rugosidad, inflamación o agrietamiento. La persona que la sufre puede sentir tirantez, escozor e incluso dolor. Por tanto, no es solo una cuestión estética, también de bienestar y salud. Sin embargo, la piel seca se puede tratar y prevenir. Te damos 3 consejos para acabar con la sequedad de la piel.

¡Bebe!

Parece un lugar común, pero no lo es. Si quieres combatir la piel seca debes comenzar cuidando la hidratación de tu cuerpo desde el interior. ¿Cómo? Bebiendo mucha agua. Como sabrás, los expertos recomiendan una cantidad de en torno a 2 litros.

Puedes tomarla sola o con frutas. Prueba a preparar una jarra con un limón troceado o una naranja. Si te apetece, también puedes agregar hojas de menta o hierbabuena. Para hacer que tu bebida sea un puntito más saludable, ¡pasa al siguiente punto!

Jugo de aloe vera para la piel seca

Seguimos cuidando el interior. Para potenciar la hidratación y, además, proporcionar a tu organismo vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales que potenciarán su correcto funcionamiento, bebe jugo de aloe vera puro. Puedes tomarlo solo, agregarlo a tu jarra de agua con frutas o acompañarlo con tu zumo preferido.

Con un vasito de jugo de aloe vera al día será suficiente para experimentar los beneficios. Por su gran contenido en agua, su capacidad para estimular la fabricación de colágeno y la regeneración celular, está muy indicado para los casos de sequedad cutánea.

En Green Frog, cultivamos nuestras propias plantas de aloe vera, en nuestra finca ecológica situada en Almería. El jugo se extrae y se embotella en unas condiciones de temperatura y esterilización que hacen que el jugo conserve todas sus propiedades.

Hidrata también por fuera

Además de hidratar la piel desde el interior, debes cuidarla por fuera. La contaminación, la exposición al sol e incluso la propia agua de la ducha contribuyen a la sequedad. Por eso, es conveniente que escojas un producto que, además de nutrir, proteja tu piel.

Es conveniente que al salir de la ducha te pongas una crema de este tipo. Además, a lo largo del día deberías repetir la aplicación en las manos, al menos, un par de veces más, ya que es una de las zonas del cuerpo que más acusan la deshidratación y más propensas al agrietamiento.

A la hora de decantarte por una crema, te recomendamos que sea Vera Green Dermo Bio, nuestra corporal ultrarreparadora elaborada con jugo de aloe vera puro, cera virgen de abeja y arcilla blanca. Este producto natural cumple las características de las que te hablábamos antes: nutre, repara y protege la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *